El comienzo de dos pequeños héroes

Al comienzo de la primera película de Star Wars, Una nueva esperanza, la princesa Leia graba un mensaje pidiendo la ayuda de Obi Wan Kenobi mientras está prisionera en la Estrella de la Muerte, el barco de Darth Vader. Se lo confía a sus dos compañeros robots, R2D2 y C3PO, y logran escapar a bordo de una cápsula de escape. Aterrizan en Tatooine, el planeta en gran parte desértico en el que vive Obi Wan Kenobi, un antiguo maestro Jedi, ahora una especie de ermitaño.

Dos adorables robots

Esta película de momentos está colocada sobre una base que representa la arena del planeta Tatooine con, como es habitual, una placa dorada de Star Wars. En la arena, podemos ver la cápsula de escape parcialmente enterrada así como, por supuesto, los dos robots más famosos de la saga. C3PO, el robot de protocolo dorado tiene una forma humanoide y parece apuntar con el dedo a algo en la distancia, mientras que R2D2, un robot blanco y azul con formas más básicas, parece mirar en la misma dirección.