Un personaje rudo

Richie Tozier es uno del pequeño grupo de personajes que se hacen llamar Perdedores en la famosa novela de Stephen King y su reciente adaptación cinematográfica. Al comienzo de la película, uno de los hermanos pequeños de los niños, Bill, parte bajo la lluvia para navegar en el bote que su hermano le hizo en la cuneta. Pero termina en una alcantarilla donde se esconde un payaso aterrador. Mientras el niño vacila en extender su brazo para recuperar el bote de las manos del payaso, éste le arranca violentamente el brazo y lo tira hacia las alcantarillas. Un año después, Bill no se atreve a dejar de buscar a su hermano pequeño y él y sus amigos también comienzan a ver al payaso que además de aterrorizarse a sí mismo, les muestra todas las imágenes que representan sus peores pesadillas. Para Richie, es el miedo a ser abandonado y por eso empieza a ver carteles que indican que es buscado. Richie también es un poco el bocazas de la pandilla, se pasa el tiempo burlándose y lanzando insultos más o menos vulgares a sus amigos o enemigos.

Un personaje entrañable

A pesar de su lado bocón, Richie sigue siendo un personaje conmovedor y lleno de inseguridades, sobre todo por sus grandes gafas que por supuesto encontramos en esta figura. Funko lo representó con pantalones verdes y una camisa floral blanca y verde sobre su camiseta blanca. A nivel de la cara, se le representa así con sus grandes gafas oscuras así como sus pecas en las mejillas y su cabello negro cayendo sobre su frente. Finalmente, sostiene un bate de béisbol en sus manos.